Seguidores

martes, 11 de junio de 2024

Si el oráculo habla todo es posible


Adaptación mínima de mi participación en el reto Varietés.

José Antonio Sánchez desde su blog Acervo de letras  nos propone este mes escribir sobre:

                   El Oráculo 

Si quieres conocer tu FUTURO… 

Entra y te haré un CONJURO.

              *****


En medio del bullicioso gentío de la feria, de sus luces parpadeantes y del aroma a algodón de azúcar flotando en el aire, de las tómbolas, puestos de caramelos, del gusano loco, y otras atracciones se encontraba una caseta de terciopelo rojo que destacaba entre las demás. Sobre la entrada, un letrero dorado con las palabras: «Madame Victoria, Pitonisa del Destino. Si quieres conocer tu futuro entra y te haré un conjuro». En su interior, el olor del incienso llenaba el ambiente.

Andrés, escuchaba con atención a sus vecinos hablar de las adivinanzas de la pitonisa, pero hasta esa noche, se decidió a entrar. Al cruzar el umbral, tuvo un extraño déjà vu. Sentada en una mesa redonda, cubierta con un mantel violeta bordado con estrellas y lunas doradas, esperaba Madame Victoria. Sus cabellos plateados caían en cascada sobre sus hombros y sus ojos de un azul profundo contrastaban con su apariencia sosegada. 

«Bienvenido, joven viajero», dijo con voz suave. «El oráculo ha estado esperando tu llegada».

Se sentó frente a ella, sin articular palabra, intentando ignorar el escalofrío que le recorría la espalda. Madame extendió sus manos y, empezó a barajar un mazo de cartas tan usadas que daba la sensación de que iban a romperse entre sus manos. Sus movimientos eran rápidos y precisos.

«El oráculo revelará lo que está oculto en tu destino», murmuró mientras desplegaba las cartas sobre la mesa. Cada carta parecía brillar con luz propia, como si estuvieran imbuidas por algún poder.

«El Emperador», continuó, señalando una carta con la imagen de un rey. «Representa tu deseo de control y estructura. Pero...», señaló, girando otra carta, «La Torre. Esto indica una gran ruptura, un revés inesperado que cambiará todo lo que conoces».

Andrés sintió un nudo en el estómago. Había venido por simple curiosidad, pero ahora no podía apartar la vista de la mesa. Victoria cerró los ojos y extendió sus manos sobre las cartas. Un extraño soplo de aire hizo que la llama de las velas oscilaran. «Veamos lo que el oráculo tiene reservado para ti», prosiguió, a la vez que habría un cofre de madera que descansaba a su lado. De él, sacó una esfera de cristal, la colocó en la mesa y pasó sus manos por encima, susurrando palabras en un dialecto que no conocía. La bola de cristal se llenó de una niebla espesa, que poco a poco se fue aclarando para mostrar una escena: un paisaje con montañas y árboles que parecían perderse entre las nubes del cielo. En el centro, Andrés se vio a sí mismo, más viejo, con expresión de asombro rodeado de seres transparentes que emanaban una luz celeste.

Estás destinado a descubrir un portal entre los mundos, indicó con voz grave. «Un lugar donde la realidad se distorsiona y lo imposible se vuelve posible». «Pero cuidado, porque este conocimiento también puede traer tanto sorpresas como peligros».

Él atrapado por la incertidumbre solo pudo articular una pregunta, «¿Qué debo hacer?».

«El oráculo ha hablado. Ahora, el camino es tuyo para recorrerlo», respondió Madame, devolviendo la esfera al cofre. «Recuerda... la clave, está en tu interior. Solo unos pocos alcanzan el nivel onírico del oráculo».

Andrés salió de la caseta, el bullicio de la feria ahora le parecía lejano y difuso. Deambuló unos minutos por la feria. Sin embargo, sintió que aún tenía una pregunta por hacer a la pitonisa y ahora, estaba preparado. Regresó, pero para su sorpresa la caseta había desaparecido. Intrigado, extrañado y preocupado, preguntó al hombre que estaba en la tómbola de la muñeca chochona.

«Disculpe, hace un rato, estuve en la caseta de la pitonisa y, por extraño que parezca, no logro encontrarla.» Puede decirme «dónde...».

«¿Pitonisa?, cortó el hombre. Caballero nunca ha habido pitonisa en esta feria. ¿No será que lleva alguna copa de más?».

Andrés no respondió. Agachó la cabeza. Se hallaba desconcertado, aturdido. No entendía nada. Empezó a caminar saliendo del recinto ferial y tras un trecho dio una última mirada. De nuevo regresó el déjà vu que lo hizo sentir que estaba viviendo una situación del pasado, no obstante, él se convenció de que la imagen que su cerebro reconocía era del futuro. Un futuro extraño y enigmático. Las luces de la feria refulgían en la distancia, no obstante, para él, el verdadero espectáculo no había hecho más que comenzar. 

https://bloguers.net/votar/NuriadeEspinosa

lunes, 10 de junio de 2024

Si lo lees morirás







CONVOCATORIA JUEVERA DEL 13 DE JUNIO

Desde el blog de Mónica nos propone esta semana crear una historia que de alguna u otra manera se relacione con LIBROS. Con el estilo y la forma que prefieran, dentro del género que más les guste, cada participante deberá aportar un texto de no más de 350 palabras (aproximadamente) que se relacione, se ambiente, se inspire, se motive, se sumerja, se fundamente, se retrotraiga, o se refiera de alguna manera a los libros o a algo que se desarrolle alrededor de ellos.

                          *********

El anciano camina despacio, renquea con dificultad. Cree que puede llegar hasta la parroquia, pero entonces le ve y sabe que el lugar está condenado en la oscuridad. «Nosotros ya no trazamos la ruta de escape, ahora el diablo es quien nos guía», grita en sus adentros. Sus ojos entrecerrados revelan una mezcla de temor. Ha sido testigo de horrores terribles en su larga existencia, pero esta vez algo su interior le advierte que la amenaza es más cruel. El diablo se acerca lento, deslizándose por las sombras, emanando un aura siniestra. Su figura es grotesca; cuernos retorcidos que parecen provocar la razón del desconcierto. El hombre siente una oleada de frío penetrar en sus huesos, como si la presencia hubiera sumido al mundo en un gélido invierno. Con cada paso que el anciano da, el diablo parece acortar la distancia entre ellos. El viejo intenta luchar por mantener la calma, su mente parece romperse llena de la reminiscencia de quienes ha perdido frente a las garras del mal. Sabe que él también está destinado a caer en la oscuridad, aunque está decidido a luchar hasta el último aliento. Finalmente, consigue llegar a las puertas de la parroquia, un lugar que solía representar la esperanza y la salvación. Pero ahora sabe que está comprometido, ahogado entre las sombras que ninguna vela u, oración pueden disipar. Sin embargo, se niega a rendirse y se aferra a un hilo de esperanza, esperando averiguar una forma satisfactoria de enfrentarse al diablo. Empuja las puertas pesadas, que crujen y se quejan bajo la presión. Entra en la oscuridad y se encuentra con una escena espeluznante. Los bancos están volcados y destrozados, los vitrales están rotos y el altar ha sido profanado, está cubierto de sangre y símbolos blasfemos. El sacramento ha sido convertido en una grotesca parodia de sí mismo, desafiando cualquier rastro de santidad si alguna vez existió allí.


Se adentra más en la parroquia, guiado solo por la fuerza de su fe. Pero el diablo siempre está un paso delante de él, para asegurarse que cada vez se sienta más cerca del abismo. Cuando el anciano alcanza el altar, su corazón se llena de una mezcla de desesperanza y exasperación. En su agonía, cierra los ojos y extiende sus manos arrugadas en una plegaria silenciosa. Pide fuerzas para enfrentarse al mal que lo ha atormentado durante tanto tiempo. Una oportunidad para no redimirse y, sobre todo, pide la protección divina para aquellos a quienes ama. Justo en ese momento, algo cambia en el aire. Percibe un intenso aroma a flores mezclado con el olor del incienso. El miedo retrocede gradualmente como si una luz divina iluminara el espacio sagrado. Él abre los ojos y ve a la figura del diablo retroceder, con expresión de sorpresa y odio en el rostro. El viejo sonríe, sabiendo que, incluso en su debilidad, ha logrado llamar la atención del Cielo.


El diablo desaparece en la oscuridad, y su voz, maldiciendo, resuena en el ambiente; el hombre, sin embargo, nota un sosiego interior que le invade porque la presencia del demonio ya no es abrumadora. La parroquia puede haber sido condenada, pero él sabe que no está solo en esta batalla. Recoge dos libros ocultos en el confesionario. El Necromicón y El libro de los muertos. Habían pasado muchos años desde que le ordenaron su custodia, «no debes leerlos o morirás sucumbido por las fuerzas del mal», había dicho el prior del convento. «Tienes que ocultarlos en un lugar sagrado y solo tú debes conocer el lugar hasta que llegue el día en que seas relevado». Pero él se atrevió, guiado por su curiosidad. Leer el libro le hizo comprender qué era el malvado demonio. No sucumbió a las tentaciones del libro ni a sus conjuros, se mantuvo fuerte, pero ahora estaba convencido de cuál era su obligación. Con fe y tesón, salió al exterior, hizo una hoguera y quemó los libros malditos. «¡Nadie más morirá, ni sufrirá por culpa de estos libros! Debí haberlo hecho hace años». El mundo no esta preparado para las consecuencias de su encuentro con el maligno. Esperó hasta que la última hoja de los libros se había quemado por completo. Estaba seguro que en la oscuridad, algo seguía acechando en cada esquina, buscando un punto débil para atacar, él sabía que mientras Dios le diera vida se enfrentaría las veces que fuera al diablo, a pesar de que en el fondo de su corazón sentía que su tiempo se estaba acabando.

https://bloguers.net/votar/NuriadeEspinosa


domingo, 9 de junio de 2024

Z A diario

 


Este libro ha sido especial para mí al ser un regalo dedicado del autor. 


Editorial: ‎David Coloma García (15 marzo 2023)

Idioma: ‎Español

Tapa blanda: ‎138 páginas

ISBN-10 ‎8409472473

Peso del producto: ‎190 g


Sinopsis 

ZA es una obra abierta: son dos libros en uno. Poesía expandida que trasciende la hoja y coloniza páramos digitales. Si en la primera parte la lectura se plantea de izquierda a derecha; en la segunda debe leerse de derecha a izquierda.

En este poemario alineado según el alfabeto y sus letras; se encadenan verdades de injusticia y de miseria, y quejas en el nombre de voz frágil que no puede en defensa sostenerse. También el trino de la nueva esperanza.

El poeta tiene la cualidad de presentar este acto comunicativo como un juego, un juego de palabras en el que no es posible perderse ni quedarse fuera del acto comunicativo, sino desviarse y trazar senderos nuevos, componer significados distintos.



Opinión 

ZA me ha parecido un libro único, diferente y original, distinto a lo habitual que he leído hasta ahora. Un libro de poesía escrita cuya visualidad te envuelve en cada poema, donde predomina la crítica social, el amor, la esperanza, la ruptura, el dolor, los conflictos, el miedo y la resiliencia. Además creo que es para destacar, el ingenio con el que el autor construyó los poemas para cada letra del abecedario, con la dificultad de las palabras que ha utilizado. Me ha sorprendido gratamente. Aunque confieso que algún poema es incluso desconcertante en forma y desarrollo. Sin duda es un poemario muy diferente que merece la pena leer.

Resaltó estos poemas:

«¡Saludos sin azúcar!,

sofocaste el sol.

Tus susurros secan mi sinuosa sombra.

Saldrá el sábado 

sembrando simiente.

Sal púrpura mi sórdida semana,

sangran mis sandías».

Y...

«Palidece el papel

en la premura

primigenia.

Precipitan los presagios, 

por preñar 

el papiro».

Reseña participante en el reto 24 quilos de conocimiento.



 https://bloguers.net/votar/NuriadeEspinosa

viernes, 7 de junio de 2024

La pitonisa


Ginebra Blonde desde su blog Varietés nos propone escribir sobre el SURREALISMO.

Esto es surrealista... ¿Cuántas veces lo hemos pronunciado?... 


                      ***********


En medio del bullicioso gentío de la feria, de sus luces parpadeantes y del aroma a algodón de azúcar flotando en el aire, de las tómbolas, puestos de caramelos, del gusano loco, y otras atracciones se encontraba una caseta de terciopelo rojo que destacaba entre las demás. Sobre la entrada, un letrero dorado con las palabras: «Madame Victoria, Pitonisa del Destino. Si quieres conocer tu futuro entra y te haré un conjuro». En su interior, el olor del incienso llenaba el ambiente.

Andrés, siempre se sintió atraído por las adivinanzas de la pitonisa, pero hasta esa noche se decidió a entrar. Había oído hablar sobre la Madame, y su increíble sabiduría. Al cruzar el umbral, tuvo un dejá vu, y la extraña sensación de que otros tiempos lo envolvían. Sentada en una mesa redonda, cubierta con un mantel violeta bordado con estrellas y lunas doradas, esperaba Madame Victoria. Sus cabellos plateados caían en cascada sobre sus hombros y sus ojos de un azul profundo contrastaban con su apariencia sosegada. 

«Bienvenido, joven viajero», dijo con voz suave. «El oráculo ha estado esperando tu llegada».

Se sentó frente a ella, sin articular palabra, intentando ignorar el escalofrío que le recorría la espalda. Madame extendió sus manos y, empezó a barajar un mazo de cartas tan usadas que daba la sensación de que iban a romperse entre sus manos. Sus movimientos eran rápidos y precisos.

«El oráculo revelará lo que está oculto en lo más profundo de ti», murmuró mientras desplegaba las cartas sobre la mesa. Cada carta parecía brillar con luz propia, como si estuvieran imbuidas de algún un poder.

«El Emperador», continuó, señalando una carta con la imagen de un rey. «Representa tu deseo de control y estructura. Pero...», señaló, girando otra carta, «La Torre. Esto indica una gran ruptura, un revés inesperado que cambiará todo lo que conoces».

Andrés sintió un nudo en el estómago. Había venido por simple curiosidad, pero ahora no podía apartar la vista de la mesa. Victoria cerró los ojos y extendió sus manos sobre las cartas. Un extraño soplo de aire hizo que la llama de las velas oscilaran. «Veamos lo que el oráculo tiene reservado para ti», prosiguió, a la vez que habría un cofre de madera que descansaba a su lado y sacó una esfera de cristal, la colocó en la mesa y pasó sus manos por encima, susurrando palabras en un dialecto que no conocía. La bola de cristal se llenó de una niebla espesa, que poco a poco se fue aclarando para mostrar una escena: un paisaje con montañas y árboles que parecían perderse entre las nubes del cielo. En el centro, Andrés se vio a sí mismo, más viejo, con expresión de tristeza rodeado de seres transparentes que emanaban una luz celeste.

Estás destinado a descubrir un portal entre los mundos, indicó con voz grave. «Un lugar donde la realidad se distorsiona y lo imposible se vuelve posible». Pero cuidado, porque este conocimiento trae tanto maravillas como peligros».

Él estaba fascinado, y atrapado por la incertidumbre. «¿Qué debo hacer?», preguntó.

«El oráculo ha hablado. Ahora, el camino es tuyo para recorrerlo», respondió Madame, devolviendo la esfera al cofre. «Recuerda, la clave está en tu interior. Solo aquellos de alma pura hallan el camino».

Andrés salió de la caseta, el bullicio de la feria ahora le parecía lejano y difuso. Llevaba consigo una sensación de destino inevitable, sabiendo que su vida nunca sería la misma. Deambuló unos minutos por la feria pensativo. Aún le quedaba una pregunta y ahora estaba preparado. Regresó, sin embargo, para su sorpresa la caseta había desaparecido. Intrigado, extrañado y preocupado, preguntó al hombre que estaba en la tómbola.

«Disculpe, hace un rato, estuve en la caseta de la pitonisa y, por extraño que parezca, no logro encontrarla.» Puede decirme «dónde...».

«¿Pitonisa?, cortó el hombre. Caballero nunca hubo pitonisa en esta feria. ¿Amigo, no será que lleva alguna copa de más?».

Andrés no respondió. Agachó la cabeza. Se hallaba desconcertado, aturdido. No entendía nada. Parecía surrealista. Empezó a caminar saliendo del recinto ferial y tras un trecho dio una última mirada. De nuevo regresó el déjà vu que lo hizo sentir que estaba viviendo una situación del pasado, no obstante, él se convenció de que la imagen que su cerebro reconocía era del futuro. Las luces de la feria refulgían en la distancia, pero para él, el verdadero espectáculo no había hecho más que comenzar. 

https://bloguers.net/votar/NuriadeEspinosa


Tú serás...







Ofreció su corazón, 
ella lo rechazó
y el atormentado 
perdió la razón.

—Serás mi siervo, si deseas seguir a mí lado.
—Antes prefiero morir que alejarme de ti, —respondió.

Y ella, cruel y perversa, le puso un collar, los grilletes, y lo ató a los pies de su cama.




 

jueves, 6 de junio de 2024

Buscando su origen

 


Lidia Castro desde su blog Escribir jugando  nos hace la siguiente propuesta: crea un microrrelato o poesía (máx. 100 palabras) inspirándote en la carta.

En tu creación debe aparecer el dado: un hatillo.

Opcional: Que aparezca en la historia algo relacionado con el invento del brick de leche o el año de su invención.

                         **********


Al entrar en su habitación vi el hatillo sobre su camastro. Su viaje al Machu Picchu, iba en serio. Lo primero que pensé es cómo se las apañaría sin el brick de leche, algo que no perdonaba nada más levantarse. 

—¿Estás seguro de esto, Adan? Una aventura así en solitario puede ser peligrosa.

—¡Nadie se va a preocupar de un yanacona panoli como yo! ¡Quién iba a imaginarse que soy un descendiente directo del inca Pachacútec! Hasta pronto hermana, mis orígenes me llaman.

Miró su reloj de bolsillo, asió el hatillo y se marchó. 

(95 palabras)

https://bloguers.net/votar/NuriadeEspinosa

miércoles, 5 de junio de 2024

¿Qué me está pasando?


Desde el blog El Tintero de oro la propuesta de este mes, es La Metamorfosis de Kafka. 


CONCURSO 42 Ed, LA METAMORFOSIS

Escribir un relato donde el protagonista despierte a un mundo o realidad que contenga un aspecto que no acabe de entender. Género: Libre
Extensión: máximo 900 palabras.

                            ******


Llueve. Acelero cuando la primera gota cae sobre mi cabeza. El sabor a tierra no me gusta. Noto que algo se mueve sobre mi testa, oigo cómo se desliza el agua sobre las flores y extraños sonidos llegan hasta mí. No sé qué hago en el jardín, pero algo me obliga a seguir el reguero de... Comprendo que algo me está pasando. Hecho a correr hacia la boca del... Otra gota me estampa contra el suelo, pero logró reponerme y alcanzar la entrada antes de que los túneles empiecen a inundarse. El olor, el olor a tierra mojada es muy fuerte, me desagrada. ¿Qué narices me pasa? ¿Estoy soñando? ¡No, no parece un sueño! ¡Qué horror! Grito con desesperación, pero no logro articular ningún sonido. Soy un insecto himenóptero, tengo seis patas y noto una extraña sensación sobre mi cabeza. Mis pensamientos están cambiando. Observo a mis compañeras, ocupadas en sus tareas, cada una cumpliendo su rol de manera coordinada. ¡Puedo entenderlas! Y entonces descubro lo importante que es el trabajo en equipo.

Me siento descorazonada,  aterrorizada, anoche era una persona normal, y hoy no sé qué me está pasando. No, no puedo aceptar mi situación. Soy consciente de que mis pensamientos humanos están desapareciendo y de que no puedo evitar que una fuerza superior me arrastre hacia la recolección continua para asegurar la supervivencia, para alimentar a las larvas y asegurar el futuro de la comunidad. Pasadas las horas, a penas recuerdo nada de mi vida. Es como una nebulosa en mi mente. Aquí hay unión y empiezo a admirar la dedicación, su constancia y disciplina. Solo espero no terminar en la suela de algún ser humano. La lluvia sigue cayendo incesante sobre el hormiguero, pero aquí estamos protegidas y resguardadas hasta que salga de nuevo el sol. Las gotas de agua que se estampan contra el suelo y me recuerdan qué soy, porqué estoy aquí. ¡Soy una hormiga obrera!



lunes, 3 de junio de 2024

El regalo

 


Convocatoria del Jueves 6/junio/2024 

         La Fuerza de la Amistad

Está semana la propuesta que nos hace Campirela desde su blog Campivampi es escribir un relato sobre la amistad.



Marta celebró su cumpleaños número 16 en la terraza. Las luces de colores parpadeaban al unísono de la música. Laura, su mejor amiga desde la infancia, llegaba tarde, aunque con un regalo especial.

—¡Feliz cumpleaños! —manifestó Laura, y le entregó una pequeña caja envuelta en papel brillante—. Espero que te guste.

Dentro de la caja había un hermoso collar con un amuleto en forma de corazón cuyas letras grabadas decían: «Que nada rompa lo que la amistad ha unido».

—Es precioso. ¡Me encanta! —señaló a la vez que la abrazaba—. ¿Qué significado tiene?

—Que nuestra amistad es eterna. Lo vi en una tienda de antigüedades en el centro, es especial como tú —respondió Laura.

La fiesta continuó hasta la noche. Marta y Laura se apartaron un poco del bullicio y se sentaron en un rincón, observando la luz de las estrellas.

—Gracias por ser tan buena amiga, Laura. No sé qué haría sin ti.

—Siempre estaré a tu lado, Marta. Pase lo que pase —manifestó Laura.

Esa misma noche, el infortunio quebró la amistad de las dos jóvenes. En el piso inferior, mientras dormían, se desató un incendio. La alarma del edificio sonó alertando a los vecinos que bajaron por las escaleras de emergencia, pero Marta que se retrasó al salir, en su carrera perdió el equilibrio y al caer se rompió el cuello contra los peldaños. La noticia dejó a Laura triste y desolada. 

Semanas después del funeral, Laura no podía dejar de pensar en Marta. Su madre le había entregado el amuleto que ella le regaló. «A Marta le habría gustado que tú lo llevaras, articuló entre lágrimas». Incapaz de conciliar el sueño, se dejó caer sobre la cama, sus pensamientos eran como un noria que no deja de girar. Fue entonces cuando tuvo una sensación extraña, como si notara una presencia en la habitación. Encendió la luz, y vio a Marta, parada junto a la ventana, con el amuleto brillando en su cuello.

—Marta… —gritó Laura asustada llevándose las manos a la boca—. 

—No tengas miedo. El amuleto, tal y como dijiste, tiene un poder especial. Nos mantiene conectadas más allá de la muerte. Necesito tu ayuda para cumplir una promesa.

Laura, no sabía si lo que estaba viviendo era una pesadilla o una realidad, pero asintió con la cabeza.

—¿Qué, qué tengo que hacer? 

—Debes llevar el amuleto a la torre del reloj en el centro de la ciudad y colocarlo en el lugar más alto que puedas. Solo así nuestra conexión será eterna. 

Y desapareció sin más. Laura, inmóvil sobre la cama, siguió preguntándose si no había sido un sueño , o el fruto de su imaginación, de su tristeza. Pero al amanecer, como empujada por una fuerza sobrenatural, se dirigió a la torre del reloj. Logró que el hombre de mantenimiento la acompañase al punto más alto de la torre, y metió el amuleto en un pequeño hueco entre los ladrillos; en ese justo instante escuchó la voz suave de Marta. 

«Ahora siempre estaré contigo».

Desde ese día, Laura una paz interior en su corazón. Y aunque Marta no estaba físicamente, su espíritu uniría a las dos amigas hasta la muerte.

https://bloguers.net/votar/NuriadeEspinosa




viernes, 31 de mayo de 2024

La sorpresa


 Desde el blog El bic naranja la propuesta de este Viernes creativo es:

Siempre hay algo que no queramos que sepan los demás, algo que hemos hecho, algo de nuestra personalidad o, quizás, un defecto físico que escondemos. La fotografía es de Charlotte Lapalus y también está deseando destaparse.

Aquí mi participación.


Carla miraba la enorme fotografía que colgaba de la pared sobre el sofá del salón. Habían transcurrido diez años desde que Pol y ella se la hicieron la foto sobre el puente de los enamorados en un viaje a París. «Te amaré eternamente», le dijo. ¡Qué ironía! Sin saberlo, Pol llevaba una doble vida. Una doble esposa con la que compartía leche cada vez que marchaba de viaje de negocios a Escocia, una vez cada dos meses. Recordó el día en que, sin pretenderlo, lo descubrió. Pol había tenido un contratiempo con el automóvil, había llamado a la oficina para avisar que no llegaría a tiempo para sus primeras citas en las que gestionar los próximos proyectos, pero dejó varios encargos a su secretaria recordándole que no estaría disponible en toda la mañana. Su secretaria al no poder conseguir uno de los encargos llamó a su casa: 

—Buenos días, —dijo— Carla, dígale a Pol que la reserva en el restaurante La Pero, esta vez, no ha sido posible. Por un evento inesperado, el encargado se ha negado a hacer la reserva aunque sea un cliente habitual. ! ¡Ah! «Y espero que la avería no sea muy grande.»

No dijo ni una palabra, solo gracias y adiós. Pero nada más colgar, buscó en el listín de teléfono sin resultado el nombre que había oído. Acto seguido cogió el ordenador y buscó. En un instante el nombre resaltaba ante sus ojos; estaba en Escocia y era un cliente habitual. Llamó de inmediato al restaurante y sin saber por qué, preguntó si durante la última visita de ella y su marido habían encontrado su bolso, que lo había extraviado.

—Lo siento mucho, Marlén, —pero no hemos encontrado nada, está segura de que lo perdió aquí.

Colgó inmediatamente. Marlén me ha llamado Marlén. Su cabeza empezó a trabajar a un ritmo vertiginoso. Cuando llegó Pol, ella tenía la mesa preparada, la cena caliente y el vino fresco. Nada más sentarse, ella dijo: 

—Brindemos mi amor por todo el amor y el tiempo que me haces feliz.

—¿Sucede algo cariño? Pareces tensa.

—No mi amor, solo que estoy en esos días del mes, ya sabes, y me pongo algo melancólica. 

—¿Chin, chin?

—Chin, chin.

Ella brindó, pero no probó el vino. La alta dosis de insulina que le había puesto pronto hizo efecto y Pol cayó en redondo al suelo. Espero diez minutos. Lo suficiente para que cuando llegase la ambulancia no tuvieran tiempo de poder hacer nada. «—Una subida de glucosa había provocado un infarto fulminante, dijo el médico de guardia». Ella lloraba como jamás hubiera imaginado, solo que nadie imaginaba que era de simulado. Su venganza se había completado. 

¡Seis años, seis! —logró descubrir—. Seis años llevaba Pol con una mujer llamada Marlén. En solo cinco horas había pasado de ser una mujer felizmente casada, a ser una mujer traicionada y ahora una mujer viuda. Tras la incineración y el funeral regresó a casa. Y allí estaba sentada en el sofá mirando la fotografía que estaba a punto de destruir y guardar su secreto para siempre.

https://bloguers.net/votar/NuriadeEspinosa


lunes, 27 de mayo de 2024

¡Nadie detiene a viviana!

 


Editorial ‎edebé; N.º 1 edición (10 julio 2012)

Idioma ‎Español

Tapa blanda ‎96 páginas

Peso del producto ‎170 g


Sinopsis 

«De repente, se escucha un trueno. Después otro. Las nubes oscurecen el cielo, dándole al bosque un aspecto verdaderamente desagradable. Lanzarote se paraliza, y el pañuelo sigue mojando la piedra. La madre de Viviana está encerrada en la isla de los Mil Suplicios. Con sus amigos, la pequeña hada decide partir a liberarla...»


Opinión 

Es un libro de aventuras, fantasía, secuestros e intrigas. Con unas ilustraciones que no te dejan indiferente por su calidad y diseño. Cada capítulo es una sorpresa, escrito con humor y sencillez. En Brocelandia todo es posible. En el momento en que Viviana recibe un mensaje de su madre el hada Morgana, que ha sido encerrada en la Isla de los mil suplicios por la malvada bruja Norcadet, junto a su primo Merlín, el joven Arturo, Ginebra hermana de Arturo, y su enamorado con alma de caballero Lanzarote, se unen en una aventura para conseguir llevar a su madre el Grial con el cual crear un conjuro para liberarse. Se suceden escenas disparatadas y divertidas narradas con gran sencillez. Y a pesar de ser un libro más enfocado a los adolescentes, he disfrutado de su lectura. Me he divertido con su lectura.


Está reseña participa en el reto de lectura de Merche


Este libro participa en el reto de lectura 24 quilos de conocimiento. Reto lectura

https://bloguers.net/votar/NuriadeEspin

Si el oráculo habla todo es posible

Adaptación mínima de mi participación en el reto Varietés. José Antonio Sánchez desde su blog  Acervo de letras  nos propone este mes escrib...