miércoles, 19 de febrero de 2020

Confieso



No me pidas que clame al olvido
si el recuerdo ya presente sigue perdido.
No me pidas que mencione tu nombre
si no quiero mirar hacia el horizonte.
No me pidas que añore tu amor
si sólo encuentro vacío y dolor.

Confieso que el tiempo es imperfecto,
que todo pasa y no queda el recuerdo
de aquello que sólo fue tan efímero
y se perdió en su viaje hacia el infierno.

Confieso que al mirar más allá,
 la luna llora en soledad,
y las estrellas dejaron de brillar,
bajo un cielo lleno de oscuridad.
Confieso que olvidé...
el amor y el ayer.

Nuria de Espinosa ©

domingo, 2 de febrero de 2020

Entre tinieblas







No se si brillan las estrellas
pero sé que estoy entre ellas.
No se si la luna alumbra
pero yo solo veo penumbras.

No se porque mi billete me lleva
hacia un destino sin frontera,
ni porque sólo veo tinieblas
y mis ojos intentan ver las estrellas.

Pero sé, que mi viaje tiene nombre y
al final de este camino todo es posible.
Y sé que los ángeles velan en la noche
por las almas perdidas en el horizonte.

Y no importa la melancolía ni la soledad
donde Brille el sol habrá esperanza, y
donde la oscuridad sea plena, llegará
la luz al corazón del alma buena.

©Nuria de Espinosa

lunes, 20 de enero de 2020

En la madurez




Cuándo el pensamiento reflexiona sobre las extrañas circunstancias que rodean al sol
miles de partículas se abren en flor.

La esperanzada juventud se evapora rápida y veloz, inquieta por su transformación y asustada al convertirse en una bella flor.

La madurez, soberbia y presuntuosa, no susurra el dolor del alma, y poderosa no compite con la esencia de la vida incauta.

Sólo los pesares se cubren del rocío matinal
como el agua que fluye por el manantial
y envuelve el aroma de las ninfas del mar.

©Nuria de Espinosa

sábado, 18 de enero de 2020

Los sueños

Si estas interesado en adquirir esta novela, puedes adquirirla por sólo 15€ sin gastos de envío a: nuriaescritora@gmail.com 


Descubro el silencio como pausa en el viento, sin que nadie responda al latir de mis sueños.

Las sombras, no llamarán al silencio, como el canto del pájaro que añora los sueños.

Laten mis versos, en el jardín de los recuerdos donde no hay premura ni tampoco sueños.

No cubriré de música el olvido entristecido pero guardaré en el alma, los sueños y el destino que guiará su camino.

©Nuria de Espinosa

lunes, 13 de enero de 2020

La noche


Una noche rasgue mis entrañas
y en su interior no encontré nada
ni cicatrices, ni heridas ni huellas,
solo el eco de palabras huecas.

El rio se mantenía en calma
y los árboles reflejaban su sombra,
La luna parecia sonrosada
y mis entrañas seguían calladas.

Dicen que el mar susurra en la noche
no hay lucero ni tormenta ni faroles,
solo silencio, mis entrañas y la noche.

©Nuria de Espinosa

martes, 7 de enero de 2020

Caminando a mi destino

Caminaba dolorida y no
me atrevía a girar la vista atrás.
El polvo levantaba la tierra
tras mis pasos, y cansada y polvorienta
me dejé caer al borde del camino sobre la hojarasca. Muy lejos quedó la niñez, y la
adolescencia se fue más rápido de lo que llegó dejándome sola con la madurez
que se aproximaba lenta, sin pausa, pero segura de alcanzarme.

Una mariposa reboloteaba a mi alrededor en una danza satírica que parecía reírse de mi sombra. Una sombra que en ocasiones se negaba a querer viajar tras de mí, y yo, solo entonces me sentía vacía y perdida.

Junto a la mariposa un colibrí revoloteo quizás animado por su danza y durante al menos unos segundos, sin mover más que sus alas, quedó prendado en mi mirada.
Fue extraño pero dio ánimo a mi camino
y inicié mi destino a un futuro sin sentido .


©Nuria de Espinosa

lunes, 6 de enero de 2020

El futuro no perece


La vida es nuestra y la ciudad espera
que al anochecer la luna luzca solera y
las chimeneas humeen en el frío invierno.

Las nubes al viento siguen en cadena
ataviadas por la luz de las estrellas qué
rezagadas quedan a merced de la niebla.

Vamos trazando el camino de Oriente
bajo el humo de las chimeneas la urbe se dirige hacia un futuro que no perece
y que el poeta escribe pesadamente.

Se disipa la niebla como una niña que juega entre risas y promesas; el viento cálido se posa a sus pies, alza la cabeza y se detiene.

Se descubren los versos de la vida y la ciudad espera el momento del lucero
que osado deambula bajo la luz de la luna.


©Nuria de Espinosa

Confieso

No me pidas que clame al olvido si el recuerdo ya presente sigue perdido. No me pidas que mencione tu nombre si no quiero mirar hacia...