Seguidores

sábado, 4 de mayo de 2024

Un tiempo sin futuro

 


El Tintero de Oro Marta nos propone un... MICRORRETO: A VUELTAS CON EL TIEMPO

El enigma del tiempo. Ese es el punto de partida para el microrreto de este mes. Una historia en un máximo de 250 palabras que gire en torno a alguna de sus múltiples vertientes.



Camina por el andén mirando sin mirar a las personas que esperan la llegada del tren. Su pensamiento se desplaza entre rostros desconocidos, ausentes de su triste mirada. Imagina las historias que han sucedido en la estación a lo largo del tiempo: despedidas, lágrimas, huidas. Un pasado cruel para unos y para otros no tanto. Decenas de flashes pasan en un instante por sus ojos como si lo estuviera viviendo; un padre que se despide de su esposa e hijos antes de emigrar a otro país en busca de una vida mejor; una madre envuelta en llanto mientras su hijo sube al tren cuyo destino es una guerra de la que no sabe si volverá; un republicano huyendo de las garras de la guerra. Todo un destino incierto que murió con el curso del tiempo.


Se detiene. Respira profundamente. Maldice al pasado y presente. ¡Tantos años! ¡Tantas personas que se han quedado atrás! Es como un extraño en su propio país. El tiempo ha marcado su cuerpo decrépito, dejando una vacía soledad. El tren entra en la estación. Su pelo se ha cubierto de un gris ceniza y su rostro y cuerpo están llenos de arrugas. Para él ya nada tiene importancia, solo desea hacer el trayecto que destrozó su destino y esperar que, mientras esté sentado en el vagón, su tiempo termine con su futuro no deseado y de paz a su corazón.


https://bloguers.net/votar/NuriadeEspinosa

42 comentarios:

  1. Qué triste, Nuria, y qué bien has reflejado la nostalgia del pasado y de lo que no pudo ser. Muy buen micro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta por tus palabras que tengo en gran consideración. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Misma impresion me dio el otro dia que me subi a un tren: la forma de vestir de los jovenes y sus costumbres me hacen pensar que soy un alien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, que cosas tienes José, un Alien? Terrorífico.

      Eliminar
  3. El tiempo marca nuestro cuerpo, pero aun más lo hacen nuestras vivencias! Un abrazote!

    ResponderEliminar
  4. parece que ls rstacions de trenes son lugares más de despedidas que de reencuentros. desde luego que hay más, porque los que vuelven antes se fueron, pero no todos los que de fueron vuelven.
    Además son más intensas y más desgarradores.
    Es un buen lugar si uno ha decidido dejarse ir.
    Triste intenso y melancólico relato, Nuria.
    Abrszooo

    ResponderEliminar
  5. Hola Nuria, una excelente propuesta para el Reto de El Tintero. Transmites muy bien la desolación cuando nos damos cuenta que se nos acaba el tiempo. Un relato triste, pero me gustó.

    ResponderEliminar
  6. Hola Nuria:
    Espero que, en el trayecto, algo mágico pase que le devuelva un poco de alegría y de esperanza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Nuria, otra historia de vida que desea su fin, llegado a ese punto es muy triste estar en soledad y solo ver tristeza a su alrededor. El tiempo marca el compás de la vida, sus etapas, unas fugaces, otras parecen que duran una eternidad. Un buen micro. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carolina, el tiempo es nuestra dura realidad. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  8. Llegado el momento, la aspiración es reconciliarse con lo pasado y morir en paz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente Macondo, el tiempo es así de implacable. Un abrazo

      Eliminar
  9. Buen relato Nuria!!! Besos y buena semana

    ResponderEliminar
  10. Un relato muy triste con la mirada pegada al pasado. Un abrazo!
    lady_p

    ResponderEliminar
  11. Hola Nuria. El tren siempre ha tenido un encanto especial, incluso los trenes modernos. En este caso lo utilizas como simil de la vida, el tren como metáfora del paso del tiempo y la acumulación de vivencias a lo largo de los años, de tristezas y alegrías. El protagonista parece regresar de un exilio forzado a un país que le es ya extraño, donde le esperan sus últimos días. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muy buen relato, me ha encantado. Enhorabuena, y suerte.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Nuria.!
    El tren del tiempo, o del destino. La vida pasa tan veloz como un tren, el tiempo se va consumiendo mientras se forja una "mejor vida", pero a veces, se siente que llegará finalmente a pasar el último tren y ahí, acaba nuestro tiempo y con ello creer conseguir la tan ansiada paz. Tu relato tiene muchas e imaginativas interpretaciones, me ha gustado mucho el enfoque sobre el tiempo que le has dado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mila, la verdad es que se podría interpretar según los ojos que leen, pero enmarcado en ese tiempo que pasa tan acelerado y algún momento nos recuerda el pasado. Un abrazo

      Eliminar
  14. El tiempo pasa, es lineal.
    La historia es cíclica y se repite.
    Esperemos que no, pero el ser humano no aprende y parece que vivamos en una Edad Media Tecnológica.

    ResponderEliminar
  15. Un micro intenso, donde la mirada exterior del hombre nos lleva a su mundo interior. En pocas líneas insinúas una vida arruinada por un destino que lo obligó a coger ese tren. Cerrando el círculo parece desear la muerte en ese mismo tren, acabar de una vez, olvidar porque esa tristeza lo roe por dentro. Al menos así lo interpreto.
    Muy bonita, deja un reguero de reflexión que cala.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maite, tienes razón, el destino fue cruel con el protagonista y ahora solo desea terminar su vida en ese mismo tren, quizás porque nada le ata a este mundo. Un abrazo

      Eliminar
  16. Un relato muy metafórico con ese tren que cogemos todos y en del que algunos se bajan antes que otros, mientras nuevos viajeros se van incorporando. Todos con sus propias historias de despedidas, dramas, encuentros, huídas y llegadas. Pero visto todo a través de la mirada de alguien que ve pasar la vida desde el andén, como mero espectador desilusionado del paso del tiempo. Alguien que vio partir su propio tren.
    Mi abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente Francisco, siempre habrá alguien observando desde el andén. Un abrazo

      Eliminar
  17. Hola Nuria, al leerlo suena muy poético pero que tristeza la de su vida y a la vez las que ha visto en esa estación. Muy bien contado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ainhoa, el protagonista tuvo una vida muy dura, el éxodo de tu país y el regreso solitario para descubrir que nadie te espera. Un abrazo

      Eliminar
  18. Hola Nuria, es muy bueno tu micro, triste, el deseo de amigarse con los recuerdos del pasado para poder terminar en paz, pero esas imágenes que no lo dejan, realmente me ha gustado mucho, te felicito.
    Un abrazo.
    PATRICIA F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Patricia, me alegra que te haya gustado. Un abrazo

      Eliminar
  19. Tiempo, tiempo, tiempo, los creamos como una medida de una existencia que nadie sabe si es real. Y si todo fuera una ilusión????

    ResponderEliminar
  20. Un relato desgarrador, Nuria, me ha emocionado por todo lo que implica. Muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Una estación de tren es siempre un lugar de nostalgias, y el tren como elemento y símbolo del tiempo que nos lleva de una edad a otra, de una ápoca a otra y más es perfecto, Me ha gustado mucho Nuria, Un abrazo grande

    ResponderEliminar

Si el oráculo habla todo es posible

Adaptación mínima de mi participación en el reto Varietés. José Antonio Sánchez desde su blog  Acervo de letras  nos propone este mes escrib...