Seguidores

sábado, 7 de octubre de 2023

La injusticia de las clases sociales



Desde el blog El Tintero de Oro  este mes la propuesta es: crear un relato donde el tema sea una historia relacionada con algún tipo de injusticia social. Cuya extensión no podrá superar las 900 palabras. Para más información pasa por el Blog. 



Este esta es mi participación en el Concurso 38ª Ed. Matar a un  Ruiseñor de Harper Lee 👇👇


Luis era un joven de diecisiete años que provenía de una familia humilde y trabajadora. Pasaba largas horas con su padre, en el campo, y cuando regresaban al atardecer lo hacían agotados. Pero a pesar de ello, Luis, que tenía un corazón noble y su sueño era ser médico. Dedicaba las pocas horas que le quedaban a estudiar. 

Sin embargo, el sistema educativo en aquel pequeño pueblo, era pésimo. Solo existía una escuela pública, y se encontraba carente de recursos, por lo que la enseñanza era limitada.

Luis, a pesar de las dificultades, era un joven aplicado y día tras día se esforzaba al máximo leyendo y estudiando todos los libros que podía, aunque tuviese que hacer largas caminatas para poder acceder a una pequeña biblioteca local, nunca se quejaba, excepto en una ocasión que desanimado, le dijo a su madre que era una injusticia. Pero ella le contestó que nunca tirase la toalla si ese era su sueño, que al final de tanto esfuerzo vería el resultado. 

Una mañana, tras haber leído él en el periódico local, una noticia que le sorprendió y llenó de confianza; sin decir nada a sus padres, se levantó muy temprano y curso la solicitud para una beca en una universidad de la ciudad condal. La beca prometía una oportunidad justa y equitativa para estudiantes de bajos recursos como él. 

Sin embargo, pronto la injusticia social se hizo presente. Había solicitudes de varios candidatos cuyas familias eran ricas, según leyó la semana siguiente en el periódico local. Entonces pensó en que la convocatoria era un simple paripé de cara a la sociedad. Luis se sintió como un pez pequeño en medio de un océano lleno de tiburones. Qué podía hacer él más que confiar en su inteligencia. Para su sorpresa, días después recibió una notificación en la que lo invitaban a tener una entrevista tras la cual debería someterse a un examen teórico. 

Luis estaba pletórico, tenía una oportunidad. Pero lo que le dio mayor confianza, fueron las palabras de su padre cuando se le insistió en que no debía pasar esta oportunidad y mucho menos tenía que preocuparse por el trabajo de la granja, él podría tirar adelante, lo más importante era su futuro. La entrevista fue un mero trámite para los decanos, que no creían que Luis tuviera capacidad para superar la entrevista, y solo accedieron a ella para evitar que los periodistas que husmeaban en busca de una noticia, publicasen nada sobre las preferencias de la universidad. 

Pero en cuanto los examinadores, empezaron a hacer preguntas y oír las respuestas de Luis lleno conocimiento, entereza y sabiduría, dándose cuenta de lo equivocados que estaban, al comprobar los conocimientos de Luis sobre la medicina. Su coeficiente intelectual superaba al de otros estudiantes de estatus más altos que no tenían la misma dedicación y tesón que él demostraba.

Luis regresó a su pequeño pueblo, con una sensación de impotencia, 

tras las palabras del examinador al terminar el examen teórico, "le avisaremos si lo ha superado y sí, se acepta su solicitud". 

Y a pesar de que el sistema fallaba para brindarle una oportunidad justa, la determinación que Luis guardaba en su corazón, no le permitió que su sueño se apagara. Siguió estudiando con lo poco que tenía a su alcance, hasta que una mañana, meses después, llegó la notificación ansiada: con manos temblorosas abrió el sobre. Sus padres lo observaban impacientes. 

¡He conseguido la beca! Dijo feliz. Pero la sensación de júbilo se desvaneció casi al instante, cuando en el párrafo final de la carta leyó que los gastos de residencia corrían por a cargo del estudiante. La beca solamente cubría los libros y el material de prácticas. 

Un suspiro salió de su garganta. Sin embargo, la sorpresa final fue aún mayor; sus padres, haciendo un gran esfuerzo en trabajo y recortes, llevaban años ahorrando para cuando llegara ese día. Luis lleno de alegría e ilusión un mes después, atravesó las puertas de la universidad. Estudio con ahínco y pronto destacó entre el resto del alumnado. Obtuvo un máster en medicina y cirugía torácica. Tras empezar en el hospital de la ciudad como una gran promesa para la medicina, encontró fuerzas, y dedicó el resto de su tiempo libre, a dar conferencias sobre la necesidad de cambiar de las becas de acceso a la universidad y crear una sociedad más justa para las generaciones futuras.

730 palabras 

74 comentarios:

  1. Muchas gracias, Nuria, por participar con este relato en el homenaje a Harper Lee. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  2. Una historia de superación personal y hasta familiar. Pero quizá lo mejor esté en ese final. Ayudar a que las próximas generaciones no tropiecen con la misma piedra. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juana, ese debería ser el objetivo de esta sociedad. Un abrazo

      Eliminar
  3. Nuria, un relato aleccionador. Me temo que muchas veces no solo esl esfuerzo personal conlleva éxito, será que soy muy pesimista. Pues me alegro por Luis, por los Luises que hayan logrado su sueño.
    Un abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Tara, pero ya que en la realidad sabemos que a pesar del esfuerzo personal siempre son beneficiados los ricachones, pues al menos que en la ficción no sea así. Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  4. Me ha gustado la historia con crítica social, pero también con final feliz. Me quedo por tu blog para leerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. . Bienvenida Noelia, me alegro verte por aquí, así nos leemos. Gracias. Me alegro que te haya gustado el relato. Un abrazo

      Eliminar
  5. El relato visibiliza una realidad que desgraciadamente aun sucede. Suerte! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lady, así es, por eso aunque mi protagonista lo consigue, la realidad es otra muy distinta y esa es la que he querido reflejar. Un abrazo

      Eliminar
  6. Hola Nuria.
    Lamentablemente, las diferencias sociales aún condicionan temas como las becas de estudio, que debieran ser orientadas a personas con pocos recursos, además de capacidad e interés en hacer el esfuerzo.
    Un abrazo. Marlen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marlem, si es muy cierto, por eso quise reflejarlo en mi relato aunque le diese un final feliz y esperanzador. Un abrazo

      Eliminar
  7. Nunca he estado en grupos como el tuyo-Me gusta ser libre y no acepto ciertas cosas.Escribes muy bonito es como si volaras
    Un abrazo infinito desde mi morada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me horanras con tu presencia, y aplaudo tu libre elección, un abrazo

      Eliminar
  8. Saludos Nuria

    Un ana Buena historia de superación personal. El tema de la educación como causante de movilidad social ha sido cuestionado últimamente, yo sigo pensando que si es. Buena suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  9. No sé si lo conseguirá. Pero ¿qué conseguiríamos si nunca intentáramos nada?

    ResponderEliminar
  10. Muy buena historia Nuria. Me encanta cómo escribes. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  11. Estupenda historia, Nuria. La diferencia de clases entonces era patente hasta para acceder a los estudios, menos mal que llegó la Universidad pública y facilitó el acceso a muchas personas, y eso que aún sigue siendo cara. Ahora la dificultad de acceso viene dada por las notes de corte. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu tiempo Mayte, me alegro que te guste. Un abrazo

      Eliminar
  12. Ese tipo de becas siempre resultan engañosas en algún punto.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto José, además sabemos de sobra que no es real. Gracias por tu tiempo. Saludos

      Eliminar
  13. Eficaz relato realista que aborda la superación de los obstáculos ante las dificultades reales que son sociales y administrativas, pero al final tiene un happy end que nos satisface a todos porque la justicia vence. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Joselu, quise poner ese final esperanzador. Gracias por tu tiempo. Un abrazo

      Eliminar
  14. Hola Nuria, que relato tan hermoso y gratificante. A veces hay quien llega a la cúspide y como sabe del camino tan difícil hace por ayudar a quienes lo están intentando. Hay muchas maneras de hacerlo y en nuestras manos esta hacer lo posible. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Nuria! Me ha encantado tu relato. El poder de la resiliencia es insuperable y si unimos a ellos los valores de un corazón noble y las ganas de ayudar, eso no tiene precio.
    Y es cierto lo de las diferencias sociales, pero creo que cuando se juntan las ganas y la nobleza se puede llegar lejos y servir a la humanidad de un modo u otro.
    ¡Un abrazo gigante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu tiempo Yolanda, tus palabras me gratificante y me animan a seguir caminando. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  16. Hola Nuria, un relato que remueve conciencias, sin duda. Buen final.
    Un abrazo..😊

    ResponderEliminar
  17. Hola Nuria, me gustó mucho tu relato, cuántos jóvenes humildes quieren estudiar y carecen de medios, tu relato crea conciencia al respecto, me gusta mucho su final, saludos.
    PATRICIA F.

    ResponderEliminar
  18. La educación y las oportunidades deben ser iguales para todos, ricos y pobres. Un abrazo Nuria

    ResponderEliminar
  19. Desde luego que comparto el trasfondo social de tu relato. Una sociedad justa que trate por igual a todos sus ciudadanos dándoles las mismas oportunidades, hoy por hoy, tristemente, es una utopía. Va a ser siempre el esfuerzo insuperable de unos pocos lo que consiga que los más desfavorecidos en lo económico puedan llegar a la meta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Nuria. Un relato que retrata muy bien lo injusto que puede llegar a ser nuestro sistema educativo. Suerte en el concurso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. A pesar de la injusticia, que le exigió más esfuerzo que a otros, logró su sueño de ser médico. Para que el mundo sea más justo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Una historia brillante y aleccionadora, Núria. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Un aplauso, Nuria. Una historia emotiva, sensible y que da una lección de saber hacer que ya quisieran muchos. Me alegro por Luís y por todo lo que él representa.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola Nuria! Una historia preciosa que, aunque no lo pareciera, ha acabado por tener un final feliz. Es increíble como la educación, que debería ser un bien para todos, se ha ido convirtiendo en otra máquina de hacer dinero.
    En comparación con la época de nuestros padres o nuestros abuelos es verdad que hay un mayor acceso a los estudios superiores y más opciones entre las que elegir pero últimamente cada vez proliferan más las empresas que a cambio de una cuantiosa suma de dinero prometen métodos infalibles bien sea para aprender inglés en dos semanas o para convertirte en un bestseller.
    Y los máster o cualquier tipo de estudio superior privado no dejan de aumentar los precios. Es todo un negocio.
    Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Rocío, el problema es que lo estamos permitiendo. Un abrazo

      Eliminar
  25. Hola Nuria. Como firme defensor de lo público que soy, tan denostado siempre por ciertos sectores reaccionarios de la sociedad, me reafirmo y creo que así se puede desprender de tu relato en la importancia de cuidar de lo que es de todos, para aspirar a una sociedad justa y equilibrada en la que todos tengamos las mismas oportunidades, y no solo los hijos de los ricos. La segunda lección que se extrae de tu relato es el valor del esfuerzo, pues hay que saber hacerse también merecedor de las ayudas. Sin duda Luis es un ejemplo a seguir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. La verdad es que la vida le puso a Luis multitud de oportunidades de rendirse y bajar los brazos y abandonar, pero Luis no aprovecho ninguna. una verdadera historia de superación y de amor de los padres, que sin duda se verá recompensada con los triunfos del hijo.
    abrazo fuerte, Nuria y suerte

    ResponderEliminar
  27. Grande el tesón del chico, pero más grande el amor y el apoyo de esos padres.

    ResponderEliminar
  28. Muy buen relato, Nuria. Gran aportación, suerte.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  29. Muy buena aportación al reto, Nuria. El esfuerzo casi siempre suele llevarnos al éxito. Mucha suerte en el concurso. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  30. Gracias Pedro, me alegro que te haya gustado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Hola, Nuria. Un relato cargado de optimismo. La sociedad no es justa, ni siquiera tratándose de becas. Hay mucho en lo que pensar.
    Que tengas mucha suerte en el concurso. Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Cuando le niegas a alguien la educación le niegas el futuro. Muy buen relato, Nuria, la injusticia social algo tremendo, menos mal que en tu relato hay esperanza. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola, aunque sabemos que la realidad es muy distinta, quise darle un toque esperanzador. Un abrazo

      Eliminar
  33. Los sacrificios para avanzar son importantes

    ResponderEliminar
  34. Hola, excelente y refrescante relato en que vemos como, a pesar de la fuerte presión social, las ganas de superación y el esfuerzo incansable rinde sus frutos al final... me ha gustado mucho. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  35. Me gusta esta historia, Nuria. Aunque muchas veces, el esfuerzo y la valía no son suficientes para lograr las metas, sin esfuerzo y sin capacidad de superación, para los humildes es imposible el progreso social.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es cierto, pero quise que mi historia tuviera un final esperanzador. Un abrazo

      Eliminar
  36. Hola, Nuria, pues una injusticia que pudo ser esquivada gracias al tesón y el esfuerzo que la mala situación social otorga a sus inquilinos.
    Un relato muy esclarecedor y significativo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  37. Hola, Nuria. Buena historia nos presentas y más con un personaje que demuestra integridad y agradecimiento. El verdadero éxito no es alcanzar una meta, sino el esfuerzo del camino; por supuesto siendo honesto y agradecido.
    Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  38. Hola, Nuria.
    Una justicia evidente que tuvo un final (y un flamante comienzo) gracias al esfuerzo de toda la familia.
    Un fuerte abrazo ;-)

    ResponderEliminar

Si el oráculo habla todo es posible

Adaptación mínima de mi participación en el reto Varietés. José Antonio Sánchez desde su blog  Acervo de letras  nos propone este mes escrib...