CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

martes, 12 de junio de 2012

Como un diamante sin pulir


Tú,
que descifras los misterios del guerrero de la esperanza,
querubín,
que te deslizas entre las sábanas de mi alma enamorada
te prohíbo despertar durante la bruma en la alborada.

Yo, 
seré prisionera de tus alas,
dulce ninfa ruborizada
posaré un rastro de perlas matizadas,
cercano al trono de la luna desencajada.

Te colmaré de aromas
y adornaré la noche
entre lirios azules y  caricias que saben a canela
irradiando reflejos al calor de las estrellas.