CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

domingo, 27 de marzo de 2011

EL INNOMBRABLE

Rodeado de un gran desconcierto, confesaba con melancolía, que había purgado su alma, bajo un instinto protector, que los redentores despacharían. Frases ocultas, entre extrañas dosis de asombrosa liberación. El aire quedaba enrarecido, como un manto demoniaco, que envolvía el ambiente. Con el espíritu sosegado, replegando sus emociones a un oscuro rincón. Solo el entregado presente, le esperaba.
El indolente exhalaba su amenazante aliento. El poderoso aroma de su aureola, revelaba súbitamente sus intenciones… y el ensordecedor ruido del rechinar de sus dientes, conseguía que su cuerpo se erizase por completo.