CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

jueves, 3 de noviembre de 2011

NECESITABA PINTAR


Hoy me apetecía pintar, y he pintado un bello cuadro.
Primero pinté el cielo, azul intenso,
después pinté las nubes, blancas como la nieve.
Continúe con las estrellas,
luminosas y con destellos de un blanco fluorescente.
La luna no podía faltar de color ambarino.
A pié de cuadro un viejo roble, y en su rama un búho,
La magia del búho, daba fuerza al cuadro,
Le di tonos oscuros, para plasmar la noche.
Me pareció un cuadro hermoso.
Pero no quedé satisfecha y comencé pintar otro cuadro.
Está vez, empecé pintando la yerba en el prado,
seguí pintando preciosas margaritas y bellas amapolas.
Después, matice el cielo y el sol brillando con intensidad.
En el prado una mujer sentada sobre la yerba, jugando con un gatito,
y disfrutando del sol.
Miré y miré los dos cuadros embaucada por su bello colorido,
tenía la sensación de haber penetrado en ellos,
podía apreciar el olor de la yerba fresca, que parecía llegar hasta mí.
Una penetrante satisfacción llego a mi alma y envolvió mi corazón,
colmando mi mundo de color e ilusión.