Seguidores

martes, 7 de mayo de 2024

Acabó la función


 

Está escena participa en el reto de Merche Soriano Microteatro, para más información Aquí


Título de la escena: "Bajo la carpa"

Personajes:

Leonardo, un veterano domador de leones.

Mía, una joven trapecista.


Escenario:

El interior de una carpa de circo, con asientos vacíos. Dos jaulas de leones y un trapecio colgando del techo.

Se levanta el telón. Leonardo está sentado en un taburete revisando el látigo y su sombrero de copa. Mía está practicando en el trapecio.


MÍA: (Se balancea en el trapecio y después salta al suelo) Leonardo, ¿no crees que la audiencia ha sido muy intensa? Los aplausos aún resuenan en mis oídos.

LEONARDO: Cierto, Mía, fue una buena noche. Pero cada día, es un nuevo desafío.

MÍA: ¡Exactamente! Hoy, por ejemplo, he logrado el doble salto.

LEONARDO: ¿Te vanaglorias? Cuidado, no se te suba a la cabeza.

MÍA: (Pensativa) ¿Y a ti, Leonardo? Después de todos estos años, ¿qué es lo que aún te motiva a seguir aquí, en la arena?

LEONARDO: Es el rugido, Mía. El rugido de los leones, del público, del corazón cuando sale bien el acto. Es adictivo, es vida.

MÍA: ¿Crees que podré algún día sentir ese mismo rugido que tú describes?

LEONARDO: Lo haces, solo que aún no te das cuenta. Cada vez que te balanceas en el trapecio, estás creando ese rugido en cada espectador que sostiene su aliento al verte volar.

MÍA: Yo no lo veo así. ¡Hagamos que nuestro próximo acto sea el más intenso de todos!

LEONARDO: Con que salga también como ayer es suficiente Mía.


Empieza la función y Mía en el trapecio se balancea mientras el público grita de júbilo. Leonardo la observa entre cortinas un momento, y se marcha a preparar su espectáculo con los leones. De pronto el grito de fondo de la multitud invade la carpa. Leonardo corre a ver lo sucedido. Mía yace en el suelo.

[El telón, en completo silencio, baja lentamente.]

https://bloguers.net/votar/NuriadeEspinosa

28 comentarios:

  1. Y qué tensión ver como se balancean y con el peligro de ver y matarse, porque eran pocos los que ponían de red de seguridad.
    Has plasmado la esencia del circo. Un beso, Nuria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Campirela, antes el circo era más auténtico. Un abrazo

      Eliminar
  2. Wow Nuria, ¡qué intenso! Impresiona. A veces pasan estas cosas, son oficios peligrosos y no siempre se cumplen las medidas de seguridad necesarias. Muy buen aporte para el microteatro. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Nuria, uuffff, vaya final, he puesto la cara del emoticono ese del susto, uufffff, no lo esperaba para nada. Muy bien contado, siendo así, teatro, te pones más en el lugar de la chica, de Mía, y todavía te resulta más difícil si cabe de asimilar su muerte. Además, gran momento escénico cuando Leonardo está mirando detrás de la cortina y se va un momento y entonces sucede, muy buen momento. Te ha quedado muy bien.
    Muchas gracias por participar.
    Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Merche, me alegra que te haya gustado. Y es que me recordó un día de circo cuando tenía unos diez años, la diferencia es que la chica se rompió dos piernas y un brazo, pero fue algo impactante difícil de olvidar. Un abrazo

      Eliminar
  4. Todo puede suceder en un espectáculo como ese donde el riesgo es inherente y es lo que lo hace más emocionante a quienes lo ven y en cierta parte a quién lo realiza, muy bien llevado, se siente al final ese grito que no es de júbilo del público y se sabe el final. Abrazo grande, Themis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Themis, el circo es lo que tiene, el riesgo está a la orden del día. Un abrazo

      Eliminar
  5. Qué bonito diálogo, me ha gustado lo que dices del rugido del espectador que sostiene su aliento al verla volar. Y ese final ha sido impresionante.

    Me ha encantado Nuria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, me alegro que te haya gustado. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Hermoso, que buen reto, el que llama al estilo del teatro. Y claro si hay un leon la cosa se va a poner complicada. ¿Que habar pasado? ¿volvera a subir la cortina?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la cortina quedará temporalmente cerrada Jose.

      Eliminar
  7. Qué escena tan intensa, Merche.
    He vivido el vuelo de Mía como mío y también he contenido el aliento.
    Maravilloso diálogo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, te confundiste al escribir el nombre, pero no tiene importancia, un fuerte abrazo

      Eliminar
  8. ¡Qué bien te ha quedado este micro! Pero qué final! Y es que uno evoca las alegrías que esto nos provocó en épocas de nuestra vida, pero olvidamos que hay mucho por detrás. Te dejo un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maty, los recuerdos de antaño siempre regresan. Me alegra que te guste. Un abrazo

      Eliminar
  9. siempre habría que poner la red, no resta a nada al espectáculo y evita desgracias...
    los artistas de circo deben mantener una gran concentración y no dejarse distraer por el murmullo del público ni por nada.
    abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Chema, ante todo siempre precaución. Un abrazo

      Eliminar
  10. Me ha traído recuerdos del circo. Muy bien llevado el relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Federico, espero que sean buenos recuerdos. Un abrazo

      Eliminar
  11. Terrible final!!! muy buen relato, Nuria.

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado mucho tu relato.
    Por un momento he vuelto a ser aquella niña pequeña a la que le fascinaba el circo. Gracias por traerme unos recuerdos preciosos.
    Abrazo grande, Nuria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amaia, me alegro de haber rescatado esos recuerdos que tenemos guardados en el corazón. Un abrazo

      Eliminar
  13. Hola Nuria.
    La frase que más me ha gustado: "El rugido de los leones, del público, del corazón cuando sale bien el acto. Es adictivo, es vida." Eso es un buen espectáculo, lograr esa sensación. Y tú la has logrado con ese final inesperado y trágico de tu relato. Pero la vida también es eso, la vida y la muerte en un segundo, el riesgo tiñendo de rojo el espectáculo.
    ¡Me ha gustado mucho! Un abrazo.
    Marlen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marlem, me alegra mucho que te haya gustado, quise mostrar los dos lados que tenian los cascos de antes cuando actuaban sin ninguna protección. Un abrazo

      Eliminar
  14. Vaya situación que has creado, Nuria.
    Y la caída la cuentas de forma indirecta, a través del griterío y cómo le llega al domador.
    Un fuerte abrazo :-)

    ResponderEliminar

Si el oráculo habla todo es posible

Adaptación mínima de mi participación en el reto Varietés. José Antonio Sánchez desde su blog  Acervo de letras  nos propone este mes escrib...