CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

sábado, 1 de octubre de 2016

En su alcoba



La noche era tan negra que no podía ver más allá del cristal de la ventana. La luz roja de una pequeña lámpara que colgaba de la pared de su aposento, reflejaba el olor de aquella presencia. 
El miedo se hundía dentro de ella como un punzón en una maceta. Sin público que observara los gritos de terror, sólo el eco de su voz la acompañaba, en un cuadro marmóreo de púas agotadas por el sufrimiento; tan crueles, como una codorniz momificada sobre una fría losa de mármol cuyo nombre intentaba no pensar. Luchó por liberarse de aquel monstruo que intentaba profanarla sin conseguirlo. Logró darle una patada en los huevos. El aullido de dolor la avisó de que era el momento perfecto y tras hacer acopio de fuerzas, asió un jarrón de la mesa y le asestó un fuerte golpe en la cabeza. El salón y sus manos quedaron llenos de sangre. Ella observó el cuerpo inerte que yacía sobre la cama … sonrió.