CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

martes, 20 de enero de 2015

El objetivo

       

Me adentro en ese mundo de sueños dorados, 
para captar cada espacio,
como si fuera un halcón ermitaño,
y las luces se estremecen
en la penumbra de un anochecer solitario.

No dejaré que duerman en la calle,
y suspiraré entre los murmullos del hambre,
yo, me estremezco entre el poder de los ciegos
que miran hacia otro lado.

¡Necios, miradme, soy pobre y tengo hambre!
Más al alba si despierto
y mi cámara capta un solo consuelo,
será el instante más grande
que un flas en el universo.

No habrá cama triste, ni vacía,
ni cartón que me resguarde,
¡Qué larga se hace la espera!
de aquel que sueña, y solo anhela…
comer caliente y que sea una cadena.

© Nuria de Espinosa