CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Soledad





Si tus manos alcanzasen a tocar mi cuerpo, no sería una fría losa mi perpetua compañera, ni los días serian noches y las noches no serian eternas.