CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

martes, 6 de noviembre de 2012

Mi público


El eco de la música  del piano
 retumbaba
contra el cristal
debatiéndose con ingratitud
 sobre  mi cansado corazón.
El color rojo de la lámpara
que alumbraba la estancia,
era tan artificial como el silencio
del prejuicio de tus palabras
que estallaban  sobre
la  pared de mi habitación.
En el alfeizar del ventana
una codorniz y una maceta
eran todo mi público,
y yo,
como un alma marmórea,
seguía perdida,
Interiormente,
en la soledad de mi habitación.