CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

miércoles, 2 de noviembre de 2011

SIEMPRE HABRÁ UN CAMINO MEJOR

El espléndido sol del atardecer ilumina mí pasos. Pero hay días en que encuentro un camino lleno de piedras, tropiezo una y otra vez,y sin embargo sigo caminando.
Y a pesar de todo, sigo mirando al sol, con la esperanza de encontrar un camino mejor y ver como resplandece su luz.
Me invade la emoción y avanzo por él, sin mirar atrás. Percibo el sonido de los pájaros y sonrió feliz. A pocos metros, apoyado sobre un viejo roble, hay un anciano mirando al sol. Le observo y me pregunto que habrá en sus pensamientos. Pero no me atrevo a preguntarle y sigo caminando.
Precipitadamente una ardilla baja de un árbol y se entretiene con una piña. Y Pienso en lo hermosos qué son los días, en qué él sol con intensidad brilla.
Ahora miro el horizonte... ese horizonte azul intenso, qué alcanzo a distinguir en la lejanía. Me giro para observar de nuevo al anciano, pero ya no está.
¿Qué extraño?
Y entonces pienso en ese horizonte azul intenso, y alegre e ilusionada sigo caminando sin pensar en el destino, que un día, hace ya mucho tiempo, proyecto mi camino.