CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

sábado, 5 de noviembre de 2011

EL ÚLTIMO VIAJE


Era un amanecer sombrío y húmedo, dominado por el encapotado cielo. Durante toda la noche habían caminado bajo la incesante lluvia. Avanzaban pesadamente sobre el fango con la cabeza cabizbaja. La mochila que portaban en su espalda, hacia que a cada paso que daban sobre el barro fuera más arduo y extenuante. En sus rostros se apreciaba la expresión de la derrota, y en sus cuerpos cansados la desolación y el abatimiento. Al final de su triste recorrido, cubierto de muerte y dolor, les esperaba el último de sus viajes. El más doloroso y a la vez, el que por fin les daría la liberación a tanto sufrimiento.
Llegaron a su fatídico destino. Un pequeño pueblo al sur de Alemania invadido por la Gestapo. La voz de un oficial, rompió el entristecido silencio.
-Vamos, todos contra el muro, -gritó el oficial, dando un empujón a uno de los soldados que estaba cerca de él.-
Derrotados y abatidos, sin pronunciar ni una sola palabra se situaron delante del muro.
-Apunten –gritó el oficial, mirando con cara de satisfacción hacia los prisioneros-
-Disparennn, fueeego…
Y con el ruido ensordecedor de los fusiles llego el silencio, el olvido y el terrible recuerdo.