CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

domingo, 28 de agosto de 2011

TÚ COMPAÑIA


Caminaba despacio
sin prisa y sin medida,
tan solo el ocaso
era mi única compañía.

Caminaba despacio
junto al borde de la orilla,
el agua era cristalina
y mi corazón se estremecía.

Caminaba despacio
y la bruma me envolvía,
el viento disipaba las nubes
y la luna aparecía.

Caminaba despacio
en el sueño del pasado,
despertar fue algo extraño
y como un murmullo quedó ahogado.

Caminaba despacio
y la luna me sonreía,
su reflejo en el agua
era toda mi compañía.