CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

domingo, 17 de abril de 2011

PLENILUNIO

Varios vecinos se asomaban a sus balcones, curiosos al escuchar los gritos que provenían de la calle. ¡No al cierre de Retel! Vociferaba un grupo de ciudadanos que se dirigía a la puerta del ayuntamiento. Ignorando el griterío, un pequeño grupo, urdía una trama en la oscuridad de un cercano callejón. Llevaban semanas observando todos los movimientos del que sería su primera víctima. Había sido elegido al azar, y al comprobar que entraba y salía solo del edificio donde residía, todos estuvieron de acuerdo, era la victima perfecta.
Cris llevaba poco tiempo en el grupo, aún no podía creer la suerte que había tenido, cuando una tarde mientras tomaba un café en una cantina, escucho a dos miembros del grupo hablar de sus intenciones. –Serán estúpidos, pensó Cris, cualquiera podría haberles escuchado-. Les siguió sin que se dieran ni cuenta, hasta la entrada del local donde se reunían. Cris era astuta e inteligente, y empezó a observar los alrededores del local, la suerte le acompañaba, justo en frente, había un apartamento en alquiler, anotó el número de teléfono y se marchó a su casa rápidamente. En tan solo dos semanas, estaba instalada en el apartamento, desde allí podría controlar las salidas y entradas de los miembros del grupo y tramar su estrategia para acercarse a ellos.

Todos los derechos de autor adquiridos