CASA DEL LIBRO TU LIBRERÍA ONLINE

sábado, 19 de marzo de 2011

MIRANDO AL HORIZONTE

Amada mía, cuando leas estas letras, estaré lejos muy lejos. Lo nuestro hace unos meses que termino, no puedo soportarlo más. Lo siento, no sé qué fallo, si fuiste tú ¿O quizás fui yo? Tengo que intentarlo, me haces demasiado daño. Fui yo quién me aleje, en verdad no lo sé, que será mi vida sin ti… es algo difícil de escribir. Posiblemente trabajaba demasiado, pues no sé, cuál fue mi pecado. Pero he sentido tu frialdad, tu desgana, y me ha traspasado el alma. Te amo tanto que me estoy volviendo loco, al no poder tenerte, no poder besarte, ni amarte. Solo puedo decirte amor mío…
Que si alguna vez me has querido, pienses en aquel día que el destino, como un torbellino se cruzo en nuestro camino.
Muy pronto te llamare, para escucharte y preguntarte, si en verdad me amaste, si aún me amas. Y si tu amor es tan fuerte como el mío, volveré a tu lado para siempre, pero si es solo un poco de cariño…
Por favor te pido, no contestes a mi llamada, déjame pensar que te olvidaste, y aquel día llegaste tarde. Y cuando mires por tú ventana hacia el horizonte marino, recuerda… aquel instante, en que el destino se cruzó en nuestro camino.